CALENTAMIENTO SUELO RADIANTE /CALEFACION TRADICIONAL

¿QUE ES EL SUELO RADIANTE?

La calefacción por suelo radiante consiste en una tubería empotrada en la capa de mortero que discurre bajo toda la superficie del local a calefactar. Esa tubería conduce agua caliente. El agua transmite el calor al suelo a través de la tubería y el suelo, transmitiendo el calor al ambiente del edificio

distribución de tubería

AHORRO ECONÓMICO: NECESITA CONSUMIR MENOS ENERGÍA QUE UN SISTEMA CONVENCIONAL.

CONFORT ÓPTIMO Y UNIFORME: DISTRIBUCIÓN DEL CALOR ÓPTIMO, LA ESTANCIA SE CALIENTA POR IGUAL.

SALUBRIDAD: NO RESECA EL AMBIENTE, LA DISTRIBUCIÓN DEL CALOR ES MUCHO MÁS HOMOGÉNEA QUE EN EL CASO DE LAS RADIADADORES, DADO QUE ES TODA LA SUPERFICIE DEL SUELO LA QUE EMITE EL CALOR, Y NO UN ÚNICO PUNTO FOCAL. LA PARTE INFERIOR DEL CUERPO SE MANTIENE SIEMPRE CALIENTE, MIENTRAS QUE LA CABEZA NO RECIBE DIRECTAMENTE EL CALOR DE LA CALEFACCIÓN.

HIGIENE: PARA LOS ALÉRGICOS AL POLVO ES IDEAL PORQUE LA BAJA VELOCIDAD CON LA QUE SE MUEVE EL AIRE CALIENTE PRODUCIDO MEDIANTE EL SUELO RADIANTE, NO LEVANTA POLVO.

SEGURIDAD: ESPECIALMENTE VENTAJOSO CUANDO HAY NIÑOS, PORQUE NO CORREN EL RIESGO DE GOLPEARSE CONTRA EL RADIADOR O QUEMARSE.EFICIENCIA: ES UN SISTEMA DE ALTA EFICIENCIA, NO NECESITA ALCANZAR TEMPERATURAS TAN ELEVADAS COMO LOS RADIADORES, QUE NECESITAN EL AGUA A 70ºC, MIENTRAS QUE EL SUELO RADIANTE SÓLO LA NECESITA A 40ºC PARA ALCANZAR LA MISMA TEMPERATURA AMBIENTAL, CASI LA MITAD, CON LO QUE EL AHORRO DE COMBUSTIBLE ES CONSIDERABLE.

REGULABLE: SE INSTALAN ZONAS INDEPENDIENTES PARA REGULAR LA CLIMATIZACIÓN EN CADA HABITACIÓN.

INVISIBLE: NO MOLESTA PARA DISTRIBUIR MUEBLES O MOVERSE POR LA HABITACIÓN, QUEDA BAJO EL SUELO.

UNIFORME: TODA LA VIVIENDA ADQUIERE UNA TEMPERATURA HOMOGÉNEA

Ventajas del suelo radiante

  • Cómo detectar instalaciones sucias 
  • Los síntomas típicos de instalaciones sucias, son: 
  • El agua color oscuro, densa. Caudalímetros sucios. 
  • La instalación deja de calentar igual, hay zonas que no calienta. 
  • Cuando una caldera o una bomba de calor rinde menos, puede ser debido a que los intercambiadores de calor se obstruyen, se obturan y degradan lo que como resultado puede producir fugas. 
  • Bombas rotas y sucias, oxidadas. Deterioro de elementos de la instalación. 
  • Falta de caudal, el agua cada vez se mueve de forma más lenta hasta llegar a la obturación de tubos 
  • Perdida de rendimiento de la instalación, consume más, calienta menos. 
  • Incluso en el caso de instalaciones antiguas y de instalaciones con mucha suciedad siempre hay una solución y se pueden limpiar hasta dejarlas completamente renovadas. El problema es que, aunque podemos encontrar muchos profesionales que realizan instalaciones de suelo radiante, son pocos los profesionales que realizan la limpieza y el mantenimiento de una instalación de suelo radiante cuando el mercado cada vez demanda más este tipo de servicios. 

Mantenimiento de suelo radiante

¿Cuáles son los tipos de mantenimiento del suelo radiante?

El cuidado del suelo radiante puede pasar por distintos tipos de mantenimiento como: 

Cualquier instalación de circuitos cerrados, que se rellena con agua de red, está abocada a la generación de lodos, algas, corrosiones, oxidaciones, fangos, etc. con el paso del tiempo. 

Esto es debido a que el agua de red, está llena de microorganismos, bacterias, y elementos químicos diversos que además varían sus composiciones en función de cada ubicación geográfica. 

En el caso de las instalaciones de suelo radiante, al tratarse de un sistema que funciona a baja temperatura, entre 30-45ºC, se dan las condiciones óptimas para la proliferación de microorganismos en ese fluido, con independencia de si la tubería es 100% impermeable al oxígeno, o si se trata de tubería multicapa, polietilenos con capa Evoh, cobre, etc. 

El oxígeno entrará en las instalaciones por multitud de puntos, válvulas, purgadores… es algo norma, aunque lo que sí es cierto es que, si las instalaciones cuentan con tuberías sin la capa antidifusora de oxígeno, homologadas y testadas, las instalaciones se ensucian muchísimo más rápido tal y como sucede con las instalaciones antiguas (2 años frente a los 10 años que puede durar una instalación bien protegida)- 

Aun así, esto solo contribuye a poner una barrera a la entrada de oxígeno en la instalación en la parte más expuesta en una instalación de suelo radiante, es decir, la tubería. Por lo que. si la tubería, es multicapa o un polietileno reticulado de alta densidad con capa antidifusora de oxígeno certificadas, la entrada de oxigeno en esta parte de la instalación estará asegurada al 100%. 

No debemos olvidar que también están expuestos a la entrada de oxígeno otros elementos de una instalación de suelo radiante como los purgadores, llaves, empalmes, juntas… pero siempre en mucha menor proporción. 

Debemos ser conscientes de la importancia de optar por materiales de la óptima calidad para las instalaciones de suelo radiante, especialmente en aquellos elementos que no se ven y que quedan ocultos, ya que precisamente por estar ocultos, será más fácil que se produzca cualquier avería o contratiempo con el consiguiente incremento en la factura al buscar cualquier solución al problema. 

Uso de aditivos 

El agua que se utiliza en las instalaciones de climatización contiene organismos vivos y por ello, acabará generando lodos y oxidaciones, especialmente si la instalación incorpora dispositivos como depósitos de inercia, bombas, etc. En instalaciones de radiadores, aunque la temperatura de trabajo es mayor, entre 60-80ºC, el resultado es igual, pero más lento y al igual que en los sistemas de baja temperatura, no se suelen realizar labores de mantenimiento y limpieza utilizando aditivos, cuando es igualmente necesario ya que mejora el rendimiento y el funcionamiento de las instalaciones de forma importante. 

 A día de hoy, en todas las instalaciones nuevas recién montadas, y con el fin de favorecer la vida del fluido de la instalación y de sus componentes, se recomienda (yo personalmente lo obligaría) aditivar el agua de la instalación, con alguicidas e inhibidores de corrosión. Con estos aditivos se consigue que las instalaciones no se ensucien, y nos permitirá alargar la vida del fluido de la instalación, sin que esto signifique que no se deba realizar una limpieza o un llenado de nuevo fluido, al menos, cada 10 años. 

La utilización de aditivos para alargar la vida del fluido y por tanto, para contribuir al mantenimiento de una instalación de suelo radiante en mejores condiciones supone un coste bajo y previene muchos problemas. Aunque será igualmente recomendable, comprobar el estado del fluido cada cierto tiempo para comprobar su estado óptimo. 

—————————————————————— 

Regular cada circuito independientemente 

El suelo radiante está compuesto de una serie de tuberías por donde circula el agua. Cada uno de estos circuitos se puede regular por separado. Es así que, entra en juego un equipo llamado caudalímetro. Se trata de una herramienta que te ayudará a una distribución equitativa del agua. De esta manera, podrás brindarle a tu vivienda una temperatura ideal. Esta es una de las revisiones del suelo radiante más importantes. 

Revisar periódicamente el caudalímetro 

Así como el suelo radiante requiere de mantenimiento, las herramientas que utilizas también. Lógicamente, si eres un profesional en el tema sabes perfectamente a lo que nos referimos. De lo contrario, te recomendamos pongas este trabajo en manos de una empresa certificada como Servihogar 3000. Recuerda que la seguridad de tu familia no puede ponerse en riesgo. Además, si llegas a necesitar de una certificación para hacer una instalación solamente el técnico certificado puede hacerlo. 

Controlar la aparición de lodo 

Esto es algo usual dentro de estos sistemas de climatización. Pero, este trabajo debe ser ejecutado y supervisado también por especialistas en el tema. Cuando el lodo no es controlado, todo el sistema corre el riesgo de sobrecargarse. Por ende, las tuberías podrán sufrir roturas muy complicadas de reparar. Estas precauciones del suelo radiante lograrán que éste tenga una larga vida útil. 

Mantenimiento preventivo 

Es aquel que se le realiza periódicamente a todo el sistema de suelo radiante. El objetivo es evitar que haya algún daño, rotura o cambio de repuesto. Como su mismo nombre lo indica, se realiza de manera preventiva. En este punto se considera: limpieza, puesta a punto y pruebas de calibrado. Este mantenimiento es vital en el cuidado de los suelos radiantes. 

Mantenimiento correctivo 

En este tipo de mantenimiento se reparan las averías, se corrigen desperfectos y usualmente, se hace cambio de material. Como ya te imaginarás, hacer un mantenimiento correctivo es mucho más costoso que realizar los periódicos mantenimientos preventivos. Por esto, es tan importante respetar los calendarios de mantenimiento. Estos deben ser diseñados por un técnico certificado. 

Mantenimiento evolutivo 

Aquí ya hablamos de actualizar o ampliar el sistema de circuitos de un suelo radiante. Esta es la mejor oportunidad de modernizar equipos como calderas, tuberías y otros dispositivos para control. Además, extender la climatización a otras partes del hogar, se puede considerar en esta clasificación de mantenimiento del suelo radiante. Con la nueva normativa europea, que obliga al usuario a cambiar las calderas, este tipo de mantenimiento es fundamental.